Contacto
Previous Next
Calefacción individual o colectiva Calefacción individual o colectiva Afortunadamente, hoy en día contar con calefacción ha dejado de ser un... Leer más
Calefacción bitubular o monotubular Calefacción bitubular o monotubular La Caldera mixta puede ser de gas natural, GLP, gasoil, biomasa con pellet... Leer más
Suelo radiante Suelo radiante Otro tipo de instalación de calefacción individual  o colectiva, tiene lugar... Leer más
Energía solar térmica Energía solar térmica El Sol, fuente de vida y origen de las demás formas de energía que el ser... Leer más
Energía solar fotovoltaica Energía solar fotovoltaica La energía solar fotovoltaica consiste en el aprovechamiento de la radiación ... Leer más
Energía aerotérmica Energía aerotérmica Aerotermia es la energía térmica que existe en el aire exterior que nos... Leer más
Climatización y ventilación Climatización y ventilación El (RITE) Reglamento de Instalación Térmicas en los edificios, define la... Leer más
Sistemas Split de pared, suelo o  techo Sistemas Split de pared, suelo o techo Este sistema está formado por 2 unidades, la unidad  interior o evaporadora,... Leer más
Sistema Split de conducto Sistema Split de conducto El principio de funcionamiento es igual a cualquier sistema partido, el... Leer más

Energía solar térmica

El Sol, fuente de vida y origen de las demás formas de energía que el ser humano ha utilizado desde los albores de la historia, puede satisfacer todas nuestras necesidades si aprendemos cómo aprovechar de forma racional la luz que continuamente derrama sobre el planeta.


La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento de la radiación  solar mediante el uso de paneles solares térmicos.
El sistema de energía solar térmica funciona de la siguiente manera: el colector o panel solar capta la radiación del sol, absorbiendo de esta manera su energía en forma de calor, a través del panel solar hacemos pasar un fluido (normalmente agua) de manera que parte del calor absorbido por el panel es transferido a dicho fluido, el fluido eleva su temperatura y es almacenado en el acumulador o directamente distribuido al punto de consumo.


Las aplicaciones más extendidas de esta tecnología son el calentamiento de agua sanitaria, el calentamiento de agua para piscinas cubiertas o a la intemperie y usos emergentes como el de climatización o frío solar alimentando a bombas de absorción.


En función de la aplicación, usaremos distintos tipos de colectores o paneles solares térmicos, variando también la complejidad de la instalación. De este modo, podemos usar paneles solares planos para aplicaciones típicas de calentamiento de agua sanitaria, colectores de tubo de vacío en zonas de poca radiación solar o para aplicaciones de calefacción y climatización.


En cuanto a las instalaciones, podemos encontrar desde equipos compactos para dotar de agua caliente sanitaria a una casa unifamiliar, hasta instalaciones más complejas con fluidos calo-portadores distintos al agua, intercambiadores de calor, grandes depósitos de acumulación, etc.
Actualmente podemos afirmar que el aprovechamiento de la energía solar térmica es una tecnología madura y fiable, que las inversiones realizadas en general son amortizables sin necesidad de subvenciones, y que se trata de una alternativa respetuosa con el medio ambiente.


En los últimos años se viene produciendo un aumento notable de instalaciones de energía solar térmica debido, por una parte, a la mayor sensibilidad social y política hacia temas medioambientales y, por otra, a la continua mejora y reducción de costes de los sistemas solares térmicos.


Con la entrada en vigor del nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE) en marzo de 2007, y según lo especificado en su Documento Básico HE - Ahorro de energía todas las nuevas construcciones están obligadas a instalar sistemas de aprovechamiento de energía solar térmica. Esta norma, sin duda, supone un impulso definitivo a esta tecnología.

 

Enlaces de interés técnico:

Animación en formato Flash del funcionamiento de un disipador de calor Escosol en una instalación de energía solar térmica. 

Energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica consiste en el aprovechamiento de la radiación  solar mediante el uso de paneles solares fotovoltaicos.


De esta  forma   la radiación solar captada, se transforma en energía eléctrica mediante el efecto fotovoltaico.


Existen fundamentalmente dos tipos de aplicaciones de la energía solar fotovoltaica: instalaciones aisladas de la red eléctrica y centrales de generación conectadas a la red.


Gracias a los sistemas aislados de energía solar fotovoltaica podemos disponer de electricidad en lugares alejados de la red de distribución eléctrica. De esta manera, podemos suministrar electricidad a casas de campo, refugios de montaña, bombeos de agua, instalaciones ganaderas, sistemas de iluminación o balizamiento, sistemas de comunicaciones, etc.


Los sistemas aislados se componen principalmente de captación de energía solar mediante paneles solares fotovoltaicos y almacenamiento de la energía eléctrica generada por los paneles en baterías.


Sistemas fotovoltaicos conectados a red, esta aplicación consiste en generar electricidad mediante paneles solares fotovoltaicos e inyectarla directamente a la red de distribución eléctrica. 


La demanda de este tipo de instalaciones ha sido tal que en los últimos años se han saturado las líneas eléctricas de muchas zonas rurales, a la vez que se ha aumentado el precio de parcelas rústicas, disparándose las solicitudes de punto de conexión.

Energía geotérmica

La energía geotérmica es aquella que puede ser obtenida mediante el aprovechamiento del calor del interior de la Tierra, que proviene por un lado del interior de la corteza terrestre (radiación) y por el otro del exterior, mediante el sol y las precipitaciones. El suelo está recibiendo calor permanentemente, por tanto, la energía geotérmica es una energía renovable e inagotable.


Cabe destacar tres tipos de instalación geotérmicas:
1.    Energía geotérmica a profundidades (> 400 m): Se trata de sistemas de aguas termales a bajas (40<t<100 oC) y altas temperaturas (t>100 oC) así como de profundas sondas geotérmicas en circuito cerrado y “Hot-Dry-Rock” hasta profundidades de 5 km.

2.    Energía geotérmica cerca de la superficie (< 400 m): en este caso se incluyen colectores geotérmicos (a una profundidad de 1,5 m), sondas geotérmicas (profundidades aproximadas de 100 m).

3.    pilotes geotérmicos (usando los cimientos de las construcciones o edificios), pozos de aguas subterráneas (sistemas abiertos usando agua del subsuelo), intercambiadores tierra-aire (ventilación controlada) y almacenamiento de calor (acumulamos el exceso de calor para usarlo en invierno).
 
La energía geotérmica es eficiente y contribuye a obtener una mejor calificación energética por sus reducidas emisiones de CO2 y su considerable ahorro energético.

Energía aerotérmica

Aerotermia es la energía térmica que existe en el aire exterior que nos rodea, es limpia porque está en constante renovación a través de la energía solar recibida, y de esta forma se convierte en una fuente de energía inagotable.
Es una fuente de energía renovable existente en nuestro ambiente, así  lo califica la directiva 2009/28/CE de la Unión Europea de 23 de abril de 2009 que contempla por primera vez la aerotermia como fuente de energía renovable,pues no cabe duda que la naturaleza es muy generosa con nosotros  ,aprovechamos  la gratuidad   de esta  energía    al máximo que podamos ,con la cantidad que queramos ,porque es inagotable.


Este aprovechamiento se realiza mediante bombas de calor aerotérmicas, principalmente para sistemas de calefacción y para la producción de agua caliente sanitaria a alta temperatura.
Las bombas de calor aerotérmicas, a diferencia de las bombas de calor aire-agua convencionales, están diseñadas y construidas para obtener la máxima energía del aire exterior en condiciones climáticas muy severas, tanto en invierno como en verano.


Gracias a su diseño y a la tecnología del compresor que incorporan son capaces  de captar más energía del exterior  que permite alcanzar temperaturas de trabajo por encima de los 60 ºC. Esta particularidad las convierte  en una alternativa  para sustituir calderas en sistemas de calefacción convencional o como fuente de energía para la producción de ACS  todo el año, ya que no necesitan ningún almacenamiento de combustible.

Leer más: Energía aerotérmica

Copyright © 2018 Eminfleco. Todos los derechos reservados.